julio 18, 2020

Traductor jurado

Antes de empezar a explicar en que consiste el trabajo del traductor jurado, comentaros que desde gestoria sahel podemos gestionar cualquier tipo de traducción jurada y de cualquier tipo de combinación lingüística, somos tu traductor jurado en Barcelona.

¿Qué es un Traductor Jurado?

Es un acreditado para validar y traducir legalmente gran variedad de documentos escritos en una lengua extranjera para luego certificarlos obteniendo legalidad ante determinados organismos oficiales. Dispone de amplios conocimientos en el ámbito económico y jurídico, por lo que le permite realizar traducciones juradas desde actas de nacimiento, certificados de soltería, certificaciones de defunción, certificados de matrimonio, actas notariales, títulos de estudio y hasta poderes de representación, entre otros.

Se basa en la traducción de documentos públicos o privados y son llevados a cabo por profesionales de derecho.

Los Traductores jurados en Barcelona están autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores para dar fe a la traducción de documentos, a través de su firma y sello en el contenido del documento.

El Ministerio de Asuntos Exteriores quien se ocupa de regular la cantidad de traductores jurados y sus combinaciones lingüísticas, además de realizar exámenes que convoca periódicamente.

En la actualidad el lugar del traductor jurado es muy importante en nuestra sociedad debido al movimiento actual internacional de empresas y el libre mercado, logrando una gran demanda de traducciones juradas buscando fidelidad a los documentos.

Requisitos para ser Traductor Jurado

  • Debes presentarte a examen y el resultado debe ser exitoso.
  • Quien quiera ser traductor jurado deberá superar la mayoría de edad legal de España.
  • Tener la nacionalidad española, siendo de un Estado miembro de la Unión Europea o del espacio económico Europeo.
  • Disponer título español de grado o licenciado universitario.
  • Contar con titulaciones de países extranjeros que estén en posesión de la credencial correspondiente de acuerdo al Decreto 967/2014.

Requisitos para superar los exámenes

Se requiere tener una serie de conocimientos acordes al título para poder superar los diferentes exámenes. 

  • Gramática y terminología: lógicamente el futuro traductor jurado deberá disponer de conocimientos sobre gramática española, conocer el léxico y terminología.
  • Idioma: el principal requisito es tener un completo conocimiento sobre la lengua a traducir. Las habilidades deben ser de comprensión oral y escrita.
  • Traducción: técnicas y procesos de traducción son indispensables para superar los exámenes.
  • Jurídicos: los traductores se enfrentan a exámenes jurídicos para calificar sus conocimientos en leyes y así poder asegurarse una correcta ejecución de la tarea.

El estudio de la traducción es muy interesante ante toda la información cultural y comprensión del idioma, del cual se aprende mucho, con el que se puede comparar la diferencia de culturas y principios existentes en el mundo, permitiendo analizar lo maravilloso que tiene cada uno de sus países con diferentes ideales, dialectos, expresiones, tradiciones, escritura, pensamientos, hábitos, costumbres y religiones, entre otros.

La especialidad de traducción jurídica ha formado a profesionales exitosos, a través de la comunicación, desarrollado el desenvolvimiento fluido y capacitado para los grupos lingüísticos y culturales, con una fuerte formación en el uso de las lenguas extranjeras. El profesional puede elaborar diversos trabajos gracias a su capacitación.

El traductor jurado debe caracterizarse por ser creativo, mantener iniciativas, con ideales, reflexivo, mantener la capacidad de adaptarse a los cambios, curiosidad intelectual, capacidad de solucionar problemas.

Manteniendo el objetivo principal de la tarea que es ser intérprete, traductor y también facilitar la comunicación de dos personas o más. El cual debe manejar al menos dos idiomas extranjeros para poder dominar la formación sobre cultura y leyes.

Aun ya siendo un profesional por excelencia, nunca se deja de aprender y de cierto modo se sigue estudiando y ampliando o quizás modificando la información, ya que a través del tiempo, las leyes van cambiando y muchas veces ameritan un nuevo trabajo de implementación.

¿Qué alcance tienen las traducciones juradas?


Las traducciones juradas tienen validez a nivel mundial, debido a que estará firmada, sellada y certificada por traductor jurado reconocido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, ya que el traductor jurado da fe de que el contenido del documento original es el mismo que el traducido. Por ello es indispensable obtener asesoría y contratar a traductores jurados registrados.

No simplemente son traducciones privadas, sino que tienen valor oficial como lo establece el Real Decreto 2555/1977 en el que se aprueba el Reglamento de la oficina de interpretaciones de lenguas y en su artículo 6 detalla lo siguiente:

1. “Las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa que realicen los Traductores/as-Intérpretes Jurados/as tendrán carácter oficial, pudiendo ser sometidas a revisión por la Oficina de Interpretación de Lenguas las traducciones cuando así lo soliciten las autoridades competentes.”

2. “Los Traductores/as-Intérpretes Jurados/as podrán certificar con su firma y sello la fidelidad y exactitud de sus actuaciones, empleando la fórmula que a tal efecto se dicte en la orden de desarrollo del presente Real Decreto. En esta orden se indicará, asimismo, la forma y contenido exacto del sello.”

3. “Los Traductores/as-Intérpretes Jurados/as desempeñarán su labor de acuerdo con las orientaciones que, en su caso, pueda dictar la Oficina de Interpretación de Lenguas en desarrollo del presente Real Decreto.”

Los traductores jurados son profesionales independientes que ejercen su profesión dentro de una empresa o de forma independiente autorizamos por el MAEC.

La acreditación de Traductores Jurados es a través de tres sistemas administrados por el MAEC:

El primero de ellos es la aprobación de examen de idiomas en la Oficina de Interpretación de Lenguas. El segundo es por el reconocimiento del título extranjero obtenido en otro país comunitario y por ultimo mediante la validación de Licenciatura de traducción e interpretación habiendo previamente superado los créditos exigidos en traducción jurídica y económica.

¿Cuándo buscar un Traductor Jurado?

Ante la necesidad de ir a trabajar o estudiar a un país extranjero posiblemente necesites contratar a un traductor jurado. Los documentos mayormente traducidos son:

  • Poderes notariales obtenidos en el extranjero.
  • Documentación proveniente en procedimientos de naturalización.
  • Títulos y expedientes académicos.
  • Antecedentes penales.
  • Certificados médicos.
  • Testamentos otorgados en el exterior.
  • Partidas de nacimiento.
  • Partidas de matrimonio.
  • Partidas de defunción.
  • Permisos de residencia.
  • Certificados empresariales.
  • Traducción jurada de DNI, licencias de conducir.
  • Traducción de historiales clínicos.
  • Actas notariales.
  • Contratos de compraventa.
  • Demandas judiciales.
  • Libros de familia y certificados de adopción.

En Barcelona, generalmente los organismos públicos exigen que determinados documentos sean traducidos y validados. Para el uso cotidiano entre empresas y particulares la mayor circulación de  documentación no requiere traducción, pero si es importante que en el caso de requerir el servicio seas asesorado por un experto, en este caso gestoria sahel ofrece el servicio de traductor jurado en Barcelona por traductores oficialmente reconocidos.

Algunos de los organismos que exigen traducciones juradas en Barcelona son:

  • Universidades ( UPC, UB, UPF, ESADE)
  • Ayuntamiento de Barcelona.
  • Registro civil de Barcelona.

Con facilidad puedes contar con los servicios de traducción jurada en todos los idiomas con tan solo tocar aquí.Independientemente de su naturaleza la traducción de cualquier documento, como así también la revisión de traducción no oficial realizada por un tercero para luego validarla, la traducción oral ante un juez, un acto notario, ceremonia civil, etc.

En el caso en el que requiera traducción jurada para enjuiciamiento civil, es conveniente acompañar la documentación original con la traducción jurada con sello y firma para evitar ser cuestionada tanto por el juez como por la otra parte y que ante los tribunales tengan valor oficial.

Detalles y costo

En una traducción jurada encontraras muchos detalles, ya que se debe describir el documento original, si la firma es legible o ilegible, si los sellos se ven completos, si falta tinta en algún lugar del texto. Si en el texto original aparece una errata, el traductor puede optar por no traducir esa expresión e indicar que es incomprensible. La técnica de traducción es muy precisa, debiendo dejar al pie del documento su sello, información personal, idioma y numero de traductor.

El costo de las traducciones juradas depende concretamente del trabajo en si, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Plazo de entrega.
  • Combinación de idiomas.
  • Formato y tipo de texto.
  • Extensión del texto.

Aun así, existen tarifas mínimas por textos, como también el incremento de los precios si se tratase de una lengua no tan predominante.  Debido a la escasez de traductores jurados y la responsabilidad civil que conlleva su profesión, el valor puede ser superior a las traducciones tradicionales.

¿Todos los documentos deben ser traducidos?

No todos los documentos requeridos que estén en otro idioma deben ser traducidos. Aun así, en Barcelona los documentos que consten de datos personales que se encuentren sujetos a la ley de privacidad de datos deben ser traducidos. Por ello es recomendable asesorarse con profesionales previo al inicio de toda traducción. 

La traducción debe ser pura para que reproduzca el significado exacto original. Por lo que no debe perder factores contextuales, gramáticos, estilísticos e incluso factores culturales.

En consecuencia del movimiento poblacional entre países, siendo España uno de los más concurridos al igual que EE. UU. Se registró el mayor caudal de escritos jurídicos traducidos en años.

El carácter específico de las relaciones jurídicas radica en que cualquier error o imprecisión en los documentos puede acarrear graves consecuencias legales. Un error inocente o una insuficiencia menor pueden tener el efecto de, entre otros, la falta de registro de una transacción o la pérdida parcial o total de un inmueble.

La traducción de documentos legales requiere cierta calificación: por ello el trabajo lo realizan traductores profesionales que tienen una experiencia laboral sustancial en el ámbito o una formación adicional en derecho.

El uso correcto del lenguaje, el uso correcto del estilo gramatical, la coherencia y cohesión,  garantizan la precisión en las formulaciones, la estructura lógica y el cien por ciento de autenticidad del contenido. 

En este sentido, la traducción de calidad de documentos legales implica no solo la cantidad necesaria de experiencia legal, sino también un excelente dominio de un lenguaje específico. Por supuesto, es necesario considerar el propósito de la traducción, ya que la traducción se puede utilizar a título informativo o puede  ser una traducción oficial de documentos.

Adicionalmente los traductores jurados enfrentan actividades que requieren mayor atención por el hecho de que entre países no solo difieren el idioma y el estilo, sino que el sistema legal también. El texto original se forma siguiendo las reglas establecidas en el país de origen, utilizando el idioma correspondiente. El documento traducido debe reflejar con precisión el contenido del original y todas sus particularidades legales. 

A modo de ejemplo, español se habla en veintiséis países, y en la mayoría todos tienen diferentes leyes y contextos legales. Un traductor jurado debe tener conocimientos sobre la región de destino al igual que el idioma de destino.

En lo cotidiano surgen dificultades para traducir documentos legales debido a la terminología. Esto está relacionado con la variedad y terminología de áreas del derecho. Los traductores legales deben poder traducir términos y no solamente limitarse a traducir terminologías o palabras. Es por ello que ser traductor jurado es una de las ramas en traducción más complejas y enriquecedoras. 

Cuando un traductor jurado enfrenta frases específicas de otros países, requiere incursionar en el sistema legal ajeno y poder trabajar inteligentemente con estructuras lingüísticas. Es por ello que los estudios jurídicos de traducción están conformados por abogados, especialistas en lingüística, idiomas y también trabajan en conjunto con equipos legales de otros países.

Ejecutar traducción de textos legales tiene muchos matices y exige una gran profesionalidad. Las traducciones legales urgentes de gran volumen son realizadas por varios especialistas al mismo tiempo, cada uno con su propia visión, conocimientos, experiencia y cualidades. Todo esto tiene cierta influencia en el resultado. Es importante garantizar una estricta unidad de los términos utilizados y del idioma, que son uno de los criterios importantes para una traducción legal de alta calidad de acuerdos y otros documentos.


Los especialistas en traducción jurídica utilizan activamente fuentes impresas de información jurídica como así también soluciones de software modernas.

Los traductores jurados que fueron habilitados legalmente por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España para poder acreditar la veracidad de documentos son muy requeridos ante organismos públicos y legales, en consecuencia a los grandes mercados internacionales ya que estos demandas gran cantidad de traducciones juradas.